Cómo conservar el queso de cabra

Queso madurado de cabra con manzana - Doña Francisca

¿Sabías que no todos los quesos se conservan igual, sino que depende del tipo de maduración? El queso de cabra está disponible en muchos grados de conservación, de modo que, según el que tengas, será más apropiado conservarlo de una manera o de otra. Tampoco es lo mismo conservar un queso de cabra en pimentón, en vino, etc. Así que, antes de seguir con los ojos cerrados consejos como “guárdalo en un envase cerrado en la nevera”, o “es mejor conservar los quesos a temperatura ambiente”, te recomendamos que busques en este post cuál es el tipo de queso de cabra que quieres conservar y lo hagas adecuadamente. ¡Podrías alargar su vida hasta semanas!

La conservación del queso de cabra: ¿cuál es la mejor según el tipo?

Con esta sencilla guía aprenderás cómo conseguir que el queso de cabra te dure más tiempo, pero también conseguirás que se mantenga mejor su aroma, sabor y toda su textura.

La conservación del queso de cabra: consideraciones generales

Hay aspectos generales para conservar el queso de cabra, que se aplican a todos los tipos. Recuérdalos:

  • Siempre has de conservarlo en el frigorífico. Aunque la temperatura dependerá del estado de maduración (y, por tanto, la parte de la nevera), todos han de conservarse refrigerados. Eso sí, los curados y semicurados saben mejor si se consumen a 16 – 18 ºC. Para eso tendrás que sacar la porción que vayas a consumir una hora antes. Aunque sabemos que es difícil resistir la tentación, vale la pena.
  • Una vez abierto, no dura más de 20-25 días, y eso en los ejemplares más curados.
  • Si ves que una parte se pone mohosa antes de ese tiempo, basta con quitarla. Puedes consumir el resto del queso.
  • Mejor envuelto que en quesera de vidrio. Puedes usar papel de aluminio, papel film o su propio envase. Lo importante es que el queso transpire. De lo contrario, se pondrá mohoso antes. Una alternativa es guardarlo en envases herméticos y pequeños.

Sigue los consejos específicos que te damos a continuación para cada tipo de queso y lograrás que esté siempre en las mejores condiciones.

Queso de cabra fresco o cremoso

Guárdalo en su envase original, a 0º-5, es decir, en una zona fresca de la nevera. Por ejemplo, junto a los yogures. Ten en cuenta que este queso no suele durar tanto tiempo abierto como otros quesos de cabra. No te preocupes si se forma un líquido, sigue siendo comestible, pero puedes quitarlo si no te gusta.

Queso de cabra tierno

Este queso suele ser blando, pero no cremoso. Pertenecen a la misma categoría que el queso de Burgos y el queso fresco, cuya temperatura ideal de conservación es de entre 2 y 6 ºC, es decir, también en la zona fría del frigorífico.

Para envolverlo, recomendamos utilizar el papel de horno o papel perforado. No dejes el papel muy pegado ni muy suelto, para que el queso respire.

Queso de cabra semicurado

Si quieres que mantenga todas sus propiedades, guárdalo a entre 4 y 8 ºC. Una zona intermedia del frigorífico estará bien. Para que no se endurezca y absorba olor de otros alimentos, te recomendamos envolverlo en papel de aluminio o film transparente.

Pero para que preserve óptimamente su textura, puedes envolverlo en un paño limpio de tela, un truco que se utiliza mucho en los quesos curados.

Te recomendamos que consumas este queso en menos de 20-25 días desde que abres el envase.

Queso de cabra curado

Si no está abierto, puedes conservar este queso en cualquier lugar fresco y seco.

Una vez abierto, este queso se mantendrá óptimamente en el frigorífico, a 10-12 ºC, es decir, la zona más alejada del congelador. Para su consumo, se recomienda que esté a 16-18 ºC, así que tendrás que sacar la parte que vayas a consumir una hora antes.

Queso de cabra curado con romero y otras hierbas

Este queso cuenta con la protección de las hierbas aromáticas cuando está entero, pero si lo guardas cortado, la parte expuesta quedará igualmente desprotegida, así que debe estar en el frigorífico. No obstante, su temperatura de conservación idónea es de 10 a 16 ºC, así que guárdalo en la zona menos fría del frigorífico (lejos del congelador). A ser posible, este queso estará ideal en un compartimento lateral cerrado de la puerta, donde no hace tanto frío.

Pero para consumirlo, es ideal tenerlo a 16 – 18 ºC. Por ello, saca antes la cantidad que vayas a consumir.

Queso de cabra semicurado con pimentón

El queso semicurado de cabra es un queso muy blando, fresco, pero tiene unos aromas exquisitos sumados a los de, por ejemplo, el pimentón. A este tipo pertenece el queso Maxorata, conocido por ser el mejor queso de Canarias.

Para conservarlo óptimamente, debes mantenerlo entre 0º y 5º C, es decir, en uno de los lugares fríos de la nevera, como guardarías, por ejemplo, los yogures.

Además, aunque compres este queso entero y envasado al vacío, no se recomienda consumirlo tras más de 12 meses después de su elaboración, fecha que normalmente vendrá indicada en el envase.

Conservar el queso de cabra en aceite

Puedes conservar tú mismo el queso añadiendo aceite de oliva virgen extra. Además, es delicioso. ¿Cómo hacerlo? Solo has de poner el queso en un recipiente de cristal, a ser posible con tapa. No importa si pones toda la cuña entera o lo cortas en tacos más pequeños. En el caso del queso de cabra, puedes añadir también hierbas como el romero o el tomillo, sabrá mejor aún.

Si el bote está bien tapado, puedes guardarlo fuera de la nevera (es mucho mejor para la textura del aceite), pero a menos de 20 ºC y se conservará durante meses. La técnica es perfectamente válida para queso curado, semicurado y tierno.

Verás que, si conservas el queso de cabra como te hemos indicado anteriormente, podrás disfrutar de él como un auténtico gourmet. ¡Merece la pena aprovechar todas las cualidades de este delicioso manjar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×