El corte del jamón y su conservación

El jamón ibérico es una delicia, uno de nuestros platos más especiales de la gastronomía española. Cuando compras una pata de jamón, no siempre puede parecerte sencillo hacer el mejor corte. Si otras veces has sentido que se ha resecado bastante, es posible que hayas necesitado una mejor forma de conservación. Te ayudamos a que esta vez todo te salga perfecto.

Cómo cortar y conservar el jamón ibérico adecuadamente

Es posible que hayan llegado a tus oídos la realización de cursos orientados al corte del jamón ibérico. Te puede sorprender lo que un mal corte puede ocasionar, desde una mala degustación de su sabor, hasta tener que acudir a las urgencias de un hospital por una herida con el cuchillo.

Por eso, lo primero que necesitas es una tabla jamonera y un cuchillo especial para su corte. Este es de hoja larga y fina; es preferible que se pueda doblar aplicando poca fuerza con la mano. Al ser estrecha, facilita unas lonchas finas, que serán mejor degustadas, aprovechando al máximo el sabor característico y la calidad del jamón ibérico.

Paso 1: la pezuña hacia arriba

Cuando coloques el jamón en la tabla, debes observar que la pezuña esté hacia arriba. Así, te asegurarás de comenzar por la parte más jugosa del mismo.

Conforme vayas terminando la carne de esta parte, irás volteándolo hacia la parte posterior, hasta que la pezuña aparezca hacia abajo.

Paso 2: el primer corte

Lo primero, antes de cortar, es pelar la zona de inicio. Irás retirando progresivamente la corteza y parte del tocino, con el fin de que no queden restos en las lonchas de jamón.

Te recomendamos guardar las partes del tocino más grasosas, para que puedas conservarlo debidamente. Gracias a estos trozos que colocarás sobre la zona de corte, evitarás que el jamón se vaya resecando demasiado, sobre todo si te va a durar un periodo largo de tiempo.

Paso 3: seguridad en el corte

Los cortes serán siempre en la misma dirección, de la pezuña hacia fuera. A medida que vayas cortando, deberás ir pelándolo, para alargar a lo máximo su conservación.

Para tu seguridad, debes mantener la mano contraria al cuchillo más elevada, evitando posicionar tu cuerpo próximo a la pieza.

Uno de los trucos para que cada loncha salga perfecta y no sufras de ningún inconveniente durante el corte es ir con calma. Tómate tu tiempo y, ante todo, no emplees la fuerza. Que el corte sea suave, por lo que deberás usar una hoja de cuchillo bien afilada.

La loncha adecuada

Apuesta porque salga lo más transparente posible y que no supere los siete centímetros de longitud. La exquisitez de un plato bien servido se consigue mediante lonchas de tamaño medio.

Un buen corte de jamón ibérico se consigue practicando. ¡Ánimo! En una pata conseguirás perfeccionarte. Y si sigues teniendo dudas o prefieres estar en manos de expertos, no olvides que en Cerdito Mío ofrecemos todas nuestras piezas loncheadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegacion en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This